Patrimonio mueble

Las obras de arte y tesoros conservados en las ermitas de la Sierra de Albarracín son escasos en la actualidad. Dos son la principales razones para que esta situación de precariedad de este tipo de patrimonio: Su destrucción o desaparición durante las diferentes contiendas bélicas, incendios y saqueos y el trasladado a museos con fines culturales o a iglesias parroquiales con fines de salvaguarda protección donde permanecen todo el año salvo en las ocasiones de celebraciones especiales de las ermitas como romerías, novenas, etc.

OBRAS ESCULTÓRICAS

Como obras escultóricas más destacables por su antigüedad cabe mencionar por su valor artístico o histórico las siguiente:



Tallas valiosas: Virgen del Tremedal, Virgen de la Vega, Cristo de la Vega y Santa Bárbara

Talla de la virgen del Tremedal

Esculpida en madera de pino policromada, hasta la fecha la imagen que se conserva se ha considerado de estilo románico. Santiago Sebastián la fecha a mediados del siglo XIII, le reconoce asombrosas semejanzas con la virgen de Cubells de Lérida, y en su estilo advierte cierto influjo francés. Sin embargo recientemente Domingo Buesa Conde, una autoridad en el arte mariano, quien por cierto hace una dura crítica a la restauración realizada en el rostro y la cabeza de la imagen, vincula a Nuestra Señora del Tremedal al gótico con claras influencias navarras y retrasa su antigüedad a los primeros años del siglo XIV.[i]

Talla de la virgen de la Vega

Talla románica (s. XIII o XIV) que forma parte del retablo del mismo nombre de la ermita del Cristo de la Vega. El retablo es del siglo XVII y se encuentra en una capilla de bóveda de crucería estrellada en el lado del evangelio. El retablo tiene columnas estriadas en espiral, frontón partido con el relieve del Padre Creador. La talla ha sido restaurada recientemente incorporando la cabeza de la virgen y una mano que habían desaparecido. La talla del niño Jesús también se ha perdido.

Talla del Cristo de la Vega

Ubicado en la ermita del mismo nombre en Albarracín, es obra de Modesto Pastor Juliá, escultor valenciano y realizada entre 1872 a 1873 en sus talleres. Sustituyó a otra figura del Cristo muy antigua, quizás del siglo XIII o XIV, que se quemó en un incendio en 1872.

La escultura, de 1'82 metros aproximadamente, corresponde a las exigencias y deseos de la junta reparadora, creada por el Cabildo catedralicio, del 9 de agosto de 1872. En una de sus comunicaciones, la mencionada junta encarga al escultor Pastor: "Que el Crucifijo inspire amor, devoción, más aún que respeto, temor; que la perfecta ejecución de sus llagas, la de las excoriaciones de sus hombros, espaldas y rodillas, contusiones y moraduras, etc., movieran compasión y sentimiento; que su encarnadura, fuera la propia de un cadáver, y, en fin, que fuera lo que se llama una obra acabada".[ii]

El crucifijo se levanta sobre una simulada montaña de madera, obra de Lorenzo Sáez en el año 1912. Al pie de la cruz se encuentra la calavera y tibias.

Talla de santa Bárbara

Es una escultura de relicario renacentista del siglo XVI con caja para reliquias abierta en el pecho que procede de la ermita de igual advocación de Albarracín. Ha sido restaurada y actualmente expuesta en el museo diocesano de Albarracín.

RETABLOS O COMPONENTES

Sebastián Utienes en su obra "Relación Sumaria" de 1624 la describe decenas de ermitas con “retablo de pincel viejo”, aludiendo posiblemente a pinturas medievales, las más de ellas góticas como marcaban las tendencias de la época en que fueron construidas muchas de las ermitas aludidas en su obra. Pocos son también los retablos, o alguno de sus componentes, originales que quedan en las ermitas y los que existen han sido restaurados. Entre los más antiguos y valiosos que existen en la actualidad cabe mencionar los siguientes:

Retablo de San Juan Bautista


Retablo San Juan Bautista (Rodenas) | Alfaguía

Realizado hacia 1430 para la antigua iglesia de Santa Catalina hoy ermita con la misma advocación que se encuentra en semi-ruinas. Actualmente está ubicado en la iglesia parroquial. Posiblemente sea el retablo de mayor valor histórico artístico procedente de una ermita que se conserva en la actualidad.

El retablo de San Juan Bautista es de estilo gótico con influencias de la corriente expresionista difundida desde Valencia y ha sido atribuido al círculo de Gonzalo Peris.

Descripción del retablo



Consta de tres calles con dos cuerpos cada una que cuenta la historia del santo, representado en el centro, en cuatro escenas que lo rodean. Como en casi todos los retablos de góticos de la época, va rematado con una crucifixión - Cristo, con la Virgen llorosa a su derecha y San Juan evangelista- y una predela con siete casas representando de izquierda a derecha a san Antón, santa Lucía, la virgen dolorosa, san Juan evangelista, santa Catalina y un obispo con mitra, báculo y capa pluvial adamascada sin identificar.

En la tabla central, la figura del Bautista, patrón de los peleteros (por su túnica de piel), de los cardadores de lana (su símbolo es el cordero), de los posaderos (por el festín...) de los cuchilleros (por su degollación), de prisioneros, condenados a muerte, etc. Sostiene en su mano izquierda un libro rojo y sobre éste, el cordero con nimbo y cruz de la resurrección con banderola: es el «Agnus Dei» anunciado por San Juan y que constituye su símbolo más usado.

En las cuatro escenas que rodean al santo vemos otras tantas escenas de su vida: la predicación en el desierto, el bautismo de Cristo en el río Jordán, la degollación y, finalmente, la escena en que Salomé presenta en medio del Festín la cabeza en una bandeja a Herodes. Cada escena esta rodeada de figuras, vestimentas, objetos, paisajes, casas, etc. cargados de simbología que narran los pasajes de la vida del santo en gran detalle. Como todos los retablos góticos, es una página ilustrada que enseña la ejemplar historia de los santos, con fines moralizadores.[III)

Tabla de San Sebastián


Retablo san Sebastián [años 1950, año  2006 (sin restaurar), año 2012 (restaurado)]

Un claro representante de los retablo parciales que ha llegado hasta nuestros días es la de San Sebastián de la ermita de san Fabián y san Sebastián de Villar del Cobo hoy desaparecida pero que afortunadamente se conserva en la iglesia parroquial de la misma villa.

La tabla de estilo gótico de finales de la Edad Media (s. XV), acompañada de un remate representando el Calvario, era parte de un retablo de medianas proporciones como corresponde a la ermita de la que procede. Iconográficamente, el santo mártir se suele representar desnudo y asaeteado, en esta tabla aparece  ataviado de formas con nobles ropajes y portando una gavilla de flechas y una espada que alude en todo momento a su condición de soldado al servicio del emperador Diocleciano.

El retablo ha sido restaurado por la Fundación Santa María en 2011.

Calvario de un retablo de origen desconocido


 Tabla Calvario (s. XV) de la ermita de Santa Bárbara (Albarracín)

La tabla gótica del siglo XVI que representa un Calvario que estaba en la sacristía de la ermita de Santa Bárbara de Albarracín donde fue catalogado por Santiago Sebastián en 1974. Desde 1995 está expuesto en el Museo Diocesano de Albarracín.

Posiblemente fuera el remate de un retablo de considerables dimensiones de un templo anterior a la actual ermita de Santa Bárbara que es de 1766. Junto a la cruz, aparece la virgen y san Juan ante una ciudad amurallada que alude a Jerusalén. Es un producto de un artista escasos recursos como denota la construcción del espacio y la proporción de las figuras, que en las postrimerías del siglo XV aún cultiva el lenguaje gótico naturalista de influencia flamenca tan arraigado en la pintura gótica aragonesa de la segunda mitad del s. XV.

Retablo de san Roque

Retablo de la ermita de  san Roque de Pozondón


Retablo de estilo manierista del siglo XVII de la ermita de la misma advocación de Pozondón. De madera policromada de un cuerpo, tres calles, remate y predela: en la calle central hornacina de medio punto que contenía la imagen de San Roque, hoy en el altar mayor de la iglesia parroquial; las calles laterales flanqueadas por columnas de fuste estriado en sentido helicoidal que sostienen un entablamento de friso decorado y un frontón triangular partido con pináculo central, contienen tablas de Santa Lucía y Santa Bárbara y debajo huecos que tenían las imágenes de Santa Quiteria y Santa Catalina, en la iglesia parroquial. En el remate, calvario flanqueado por columnas estriadas, aletas y frontón triangular partido con dos pináculos a los lados y cruz central. En la predela tres relieves policromados con escenas de la vida de San Roque, las pilastras donde apoyan las columnas en resalte con decoración vegetal. La original talla de san Roque, que inusualmente en estas tierras aparece vestido de peregrino acompañado de un niño y sin mostrar la herida de su pierna, se guarda en la iglesia parroquial de Santa Catalina de Pozondón. HERRERO CORTÉS, Rafael, (2009)

Retablo de San Juan


Retablo Mayor de la ermita de San Juan (Albarracín)
Retablo de estilo barroco salomónico del siglo XVIII de la capilla mayor de la ermita de San Juan de Albarracín. Tiene unas singulares cabezas de ángeles entre guirnaldas de sus columnas salomónicas y un lienzo de la culminación del retablo dedicado a la Virgen del Pilar. En las calles laterales sendos lienzos representando escenas de la vida de san Juan. Está rematado con una figura de Dios Padre. Fue restaurado en 2003 por Arsnova Restauraciones por encargo de la Fundación Santa María.


Retablo Santa Bárbara


Retablo de la ermita de santa Bárbara de Albarracín

Retablo mayor del siglo XVIII con imágenes de Santa Bárbara, Virgen del Pilar, San Lorenzo, San Isidro, San José v Santo Tomás de Aquino de la Ermita de Santa Bárbara de Albarracín.

Retablo San Abdón y san Senén


Retablo de los santos de la Piedra de Pozondón

El retablo de madera policromada (sobredorados) del siglo XVIII- La calle central adelantada con hornacina de medio punto enmarcada por estípites que contenía las imágenes de los santos, hoy y en el altar mayor de la iglesia parroquial, son imágenes barrocas de madera policromada de gran interés artístico y antigüedad; en las calles laterales a modo de hornacinas que contenían las imágenes; en el remate hornacina de medio punto, a los lados soportes para imágenes bajo dosel. HERRERO CORTÉS, Rafael, (2009)


Retablo Nuestra Señora de los Ángeles



Retablo de Nuestra Señora de los Ángeles de Pozondón

Retablo de madera policromada del s. XVII en tonos azules, rojos y sobredorados Consta de un cuerpo y tres calles, en la central hornacina de medio punto (vacía) con fondo pintado, en los espacios que deja el arco cabezas de querubines. En la calle de la epístola altorrelieve de San Sebastián entre dos columnas de fuste estriado y capitel con hojas de acanto, encima friso con decoración floral; en la calle del evangelio altorrelieve, posiblemente de San Blas; frontón triangular partido con cuatro pináculos, en el centro calvario entre pilastras y rematado por frontón curvo partido. Obra manierista de producción local. La imagen de la Virgen es de madera tallada y policromada y tiene un gran valor artístico a la vez que sentimental. 

Actualmente tanto ésta, como las de aquellos santos, se conservan en la iglesia parroquial, y la llevan cada año en procesión hasta la ermita el tercer día de las fiestas mayores. Ha sido restaurado por la Fundación Santa María en 2012. HERRERO CORTÉS, Rafael, (2009)

Retablo Virgen del Rosario


Retablo virgen del Rosario de Villar del Cobo

Obra del siglo XVIII de la ermita de Villar del Cobo. El cuerpo central es un espacio adintelado encuadrado con columnas de orden corintio. En parte superior imagen de la Virgen en cartela con adornos florales en relieve, estípites enmarcando u aletas a ambos lados. La talla original es del siglo XVIII y se conserva en la parroquia (fotografía de la izquierda). La talla imagen de la virgen expuesta en el retablo es una copia moderna.

LIENZOS Y PINTURAS MURALES

Sargas de la Coronación de la Virgen y una Pentecostés


Pentecostés y Coronación de María
Museo Diocesano de Albarracín


Dos grandes sargas que constituyen un conjunto del mismo artista que se hallaban en el coro de la ermita de Santa Bárbara hasta 1995. Actualmente están expuestos en el Museo Diocesano de Albarracín.

Escena de la coronación. Representa el episodio culminante del ciclo de la vida de la Virgen siendo coronada como reina del cielo por la Trinidad, en presencia de un coro de ángeles tocando instrumentos musicales, y de un grupo de patriarcas y profetas que portan el palio que la cobija.

Escena de la Pentecostés. Identificada con el nacimiento de la Iglesia, a su vez personificaba en la figura de María, la escena de la Pentecostés (Hechos 2:1-4) representa a la virgen orando con los apóstoles en el interior de un templo y en el instante en el que desde lo alto, donde se hallaba el Espíritu Santo, descienden lenguas de fuego que, posándose sobre sus cabezas, obrarán el prodigio de permitirles hablar en distintas lenguas[v].

Pinturas murales del ábside de la ermita de la virgen del Rosario



Procedente de la ermita de la virgen del Rosario de Villar del Cobo que datan de los S. XVI y XVII que presentan una gran gama cromática y cierta similitud a algunos elementos de la iglesia de los santos Justo y Pastor de esta villa. En la página Web de la Diputación de Teruel[vi] encontramos la siguiente descripción:
"Esta decoración de carácter geométrico, en una gama monocromática reducida a base de ocres, tierras rojas, sienas y carbón, y cuyos restos permanecen en los arcos fajones, en la cabecera y en las pilastras.

- Arcos fajones: En el intradós de los arcos, sobre un fondo ocre claro, aparece una serie alternada de rombos, óvalos y rectángulos de color rojo, perfilados en siena y enmarcados en ocre.

Los perfiles de los arcos se decoran con una franja en ocre y una línea interna tostada y el mismo motivo enmarca la franja que recorre transversalmente el centro de la bóveda y bordea también sus medallones.

Hay que señalar que esta misma decoración se centra en las capillas laterales de la Iglesia Parroquial de los Santos Justo y Pastor en Villar del Cobo, lo que lleva a pensar que en el mismo taller pudo trabajar en la ermita y la iglesia y nos ayuda a datar la obra. Santiago Sebastián fecha la iglesia parroquial a finales del siglo S.XVI, obra de transición que concluirá en el siglo XVIII con un magnífico retablo mayor. Por tanto, podemos fechar las pinturas entre finales del siglo XVI y principios del siglo XVII.

- Pilastras: en las pilastras aparecen franjas de colores rojos y ocres en los muros. Pueden reconocerse cenefas que juegan con los mismos tonos y motivos vegetales sencillos como piñas y flores de lis.
- Cabecera: la parte inferior presenta una decoración imitando sillares coloreados en ocre y rojo y perfilados en negro. En la parte superior, se intuyen restos de motivos vegetales y geométricos muy perdidos."


Artesonados


De arriba abajo e izquierda a derecha: Detalles de los artesonados de las ermitas de Sta. Mª del Torrejón de Orihuela, Santa Bárbara de Bronchales (3 imágenes) y virgen del Rosario de Villar del Cobo

Algunas de ermitas cuentan con artesonados tallados y policromados. Entre ellos podemos destacar el recientemente descubierto artesonado medieval de la ermita de santa Bárbara con tablas talladas y policromadas del s. XIII o XIV que se encuentran en un relativamente aceptable estado de conservación. La mayoría de los dibujos que se conservan corresponden a escudos y señales de tetrabarradas del Reino de Aragón.

También es de destacable valor el artesonado de la ermita de Santa María del Torrejón de Orihuela del Tremedal con adornos, cenefas y tallas del siglo XVI.

Así mismo, hay que resaltar la pintura policromada sobre tablas del s. XVI de la techumbre del coro de la ermita de la virgen del Rosario de Villar del Cobo.

Epílogo

Finalmente, mencionar que otras muchas obras artísticas de esta naturaleza que encontramos hoy en día en las ermitas -o en las parroquias que las albergan temporalmente- no están catalogadas y es difícil conocer su datación o valor por lo que no las hemos incluido en esta somera relación. Algunas veces, bajo la apariencia de manufacturas modernas, se ocultan desafortunadas restauraciones que confunden su correcto reconocimiento. Quede pues aclarado que en este apartado puede haber omisiones importantes.


[i] BERGES SÁNCHEZ, Juan Manuel, "En torno a los orígenes del culto a la virgen del Tremedal." Comunicación presentada en las II Jornadas Nacionales de las Cofradías Medievales de la Sangre de Cristo, celebradas en Rubielos de Mora del 8 al 9 de marzo de 2003.
[ii] SOLAZ VILLANUEVA, Ángel, "Orígenes y vicisitudes del santuario del Santo Cristo de la Vega de Albarracín", Teruel, 51 (1974), pp.35-48
[III] MEZQUITA MESA, Teresa, "Lectura del retablo de San Juan en Rodenas", Teruel, N66-1, (1981), p.207
[iv] POST, Chandler. History of Spanish Painting, Cambridge, MA.: Harvard Univ. Press (Original Public.: 1930-1966; Reprint: 1970).
[v] ALMAGRO GORBEA, A. y ARCE OLIVA, E. Palacio episcopal de Albarracín, Fundación Santa María, 2011.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Apreciaríamos recibir cualquier información adicional, correcciones, puntualizaciones, opiniones, etc.